Creo que esta salsa para pastas es de las primeras preparaciones que siempre hacía, de chico mi   mamá me enseño a hacerla al estilo de como la hacia mi abuela, y mi abuela llego a probar mi tuco!

En mi cuaderno de recetas lo tengo anotado como "Tuco de la Abuela Lira", mi abuela con raíces españolas cocinaba siempre en la casa, a pesar que no le gustaba mucho la cocina, pero antes el hombre trabajaba y las mujeres quedaban criando a los hijos y haciendo los trabajos de la casa, es la verdad y eso tuvo que hacer mi abuela, a pesar que un tiempo trabajo (un poco raro para la época). Tengo recuerdos muy lindos de mi abuela como cuando tocaba el piano que le encantaba, o cuando cocinaba porque a ella siempre le iba a gustar. Además me quede con su cuadernito de recetas y libritos que venian con el polvo de hornear Royal, y recortes de diarios con recetas de hace 30 años, y tengo todo bien cuidado.

El sabor de mi tuco ni se compara con el que haría mi abuela, son sabores que uno nunca puede llegar a lograr ya se son recuerdos y por mas ensayo y error, son sabores que quedan de niño y que solo van a pertenecer a esa preparación especial que tanto nos gustaba.

Perfecta salsa para acompañar unos Ñoquis Caseros: Ñoquis de Papa



Para Ensuciar la Cocina necesitamos:

- 1 Cebolla chica
- 1 Zanahoria chica
- 1 Morrón Rojo Chico
- 1 Puerro
- 4 Dientes de Ajo
- 3 Hojas de Laurel
- 200g de Carne Vacuna
- 700ml Pulpa de Tomate
- 100ml Agua
- Aceite de oliva
- Pimentón Picante
- Sal y Pimienta

Todo listo y a Ensuciar ! 

Picar la el ajo, la cebolla, el morrón y el puerro, y rallar la zanahoria.

Cortar la Carne en Cubitos.


Llevar a fuego la olla con aceite de oliva y las hojas de laurel. Cuando caliente el aceite comenzar con el ajo y enseguida la cebolla. Luego agregar el morrón, la zanahoria y el puerro. Esperar unos minutos y agregar la carne para que se comience a cocinar.


Si notan que falta un poco de líquido agregan más aceite de oliva.

Cuando la carne este cocida por fuera agregamos la pulpa de tomate y el agua. Tapamos y bajamos el fuego al mínimo. Cocinamos revolviendo cada tanto por 30 - 45 minutos.

Antes de sacar el tuco, condimentar con sal, pimienta y el pimentón picante.

Pronto para usar. Recuerden que el tuco además se puede congelar por unos meses, así que si les sobra, enseguida lo congelan en bolsitas individuales o tuppers.

Max Scanarotti